KORRONTXOS Escultura
Eslava repite su participación en Landarte para concluir el proyecto Paseo Megalítico de la localidad

Landarte, el programa de arte y ruralidad del Gobierno de Navarra cuenta de nuevo en esta tercera edición con la localidad de Eslava y su vecino y artista Felix Zaratiegui. En esta ocasión construyen el sexto y último sitio de un proyecto más amplio llamado Paseo Megalítico. El año pasado erigieron el quinto, el Caminante, un gigante de piedra de varios metros de altura y este año construirán la obra Korrontxo, un monumento ideado en base a la esencia prehistórica de los crómlech y que además representa costumbres propias de la localidad.

La palabra korrontxos tiene varios significados. Por un lado, la referencia prehistórica, son los círculos de menhires llamados crómlech, abundantes, por ejemplo, en la sierra de Urbasa. Por otra parte, el término Korrontxo (o corroncho) tiene dos significados en la zona de Eslava. Uno es el de los aros de metal que sujetaban los listones de las comportas (envases que servían para transportar las uvas) y con los que jugaban los chicos haciéndolos rodar ayudándose de un alambre rígido.  

El segundo significado es el de un juego-baile en el que los niños giraban en círculo cogidos de la mano. Que en su versión adulta se practicaba en Eslava con mucha frecuencia en un baile que se organizaba los domingos por la tarde, en primavera y verano, en los años 60-70 del pasado siglo y al que llamábamos el txistu.

El proyecto contempla integrar estos elementos en una construcción formada por tres círculos concéntricos. El círculo exterior, de 4’80 metros de diámetro y en piedra, estará formado por una pared baja, que pueda servir de banco, con tres cortes que permitan el acceso a los dos círculos interiores. El círculo intermedio, de 3’80 metros de diámetro, construido con losas. Y finalmente, el círculo interior, de 2’80 metros de diámetro, estará formado por cinco piedras verticales y que representan a siluetas de personas bailando en corro.

Con esta creación el artista pretende que el vacío represente la huella dejada por todos los habitantes de la zona desde tiempos inmemorables, y al “vaciado del pueblo”, con su pérdida galopante de habitantes en tiempos recientes.

La idea global del “Paseo Megalítico” viene sugerida por los vestigios de la larga presencia de pobladores en la zona, desde la edad de bronce, entre los que destaca el yacimiento romano de Santa Criz. Y, por otra parte, por los drásticos cambios acaecidos en Eslava, como en tantos otros, en los últimos 50 años (forma de trabajar en el campo, estilo de vida, pérdida importante de población…). Y su objetivo práctico es, además de embellecer la localidad, ayudar a dinamizarlo, así como su zona, por medio del turismo.

Talleres y evento final

El programa se completará con dos talleres colectivos. El primero tendrá la forma de auzolan y consistirá en levantar una pared de 15 metros de largo adornada con 5 agujeros redondos de diámetro creciente, acompañando la creciente altura de la pared, cuyo suelo está en pendiente.

En el segundo taller niños y mayores adornarán el frontón con un cielo formado por guirnaldas iluminadas sobre una base de paja alrededor de una estructura de alambre con la forma de diferentes astros como la luna, cometas, estrellas, etc. En el suelo encenderán una hoguera alrededor de la cual realizarán una coreografía de varios corros bailando en círculos concéntricos, a modo de ritual pagano-prehistórico-mágico, evocando los supuestamente   efectuados por los hombres prehistóricos.

En el evento final para presentar el proyecto dentro de Landarte 2019, tras la inauguración, se apagará el alumbrado público y la gente, disfrazada, irá bailando pasacalles con una charanga hasta el frontón donde participarán en la coreografía. A continuación, se mostrará el vídeo del making of de todas las actividades realizadas y la asociación Amigos de Eslava ofrecerá comida y bebida a los asistentes.

Félix Zaratiegui

Nació en Eslava en 1953. Trabajó en el campo hasta los 18 años cuando emigró con su familia a Pamplona donde fue metalúrgico y líder sindical.

A los 26 años se marchó al extranjero, viviendo primero en Inglaterra y después en Nicaragua y México, para acabar asentándose en París donde reside actualmente. Hizo estudios, tardíos, de filología inglesa y lleva 25 años trabajando de profesor de castellano en la Sorbona.

Amante del arte y artista no profesional le gusta trabajar, sobre todo, la piedra, e interpelado por la tendencia de nuestra sociedad actual a la volatilidad, la inmediatez y el cortoplacismo intenta propiciar en el espectador una reflexión y una mirada con perspectiva larga en el tiempo.